La escucha profunda

Crone-Wisdom-Keeper-Katheryin-Trenshaw

Nunca jamás te voy a aconsejar ni a solucionar tus problemas.

Tampoco te voy a juzgar o criticar ni mucho menos etiquetar.

Claro que no esperes tampoco que te elogie ni muestre mi acuerdo con lo que me cuentas Rotundamente nunca te amenazaré ni avisaré de ningún peligro o alegría que esté por venir. No me siento mal por ello, ni me disculpo ante ti.

No te daré una palmadita en la espalda para tranquilizarte o compadecerte, pero si necesitas mi mano o mi hombro aquí está, solo tienes que pedirlo.

Jamás intentaré analizarte y diagnosticarte, ni averiguar o preguntar si tu no me das tu permiso. Tampoco trataré con frivolidad tus asuntos ni emplearé el humor para quitar tensiones.

Tampoco te voy a distraer ni me voy a distraer en mi historia personal y menos aún a cambiar de asunto.

Como puedes adivinar ni te voy a dar lecciones de moral ni a sermonear, ni menos aún intentar razonar aquello que digas.

Y si mi ego lo permite, quién soy soy para darte lecciones, dirigirte o mandar sobre ti.

¿Quién soy yo para cuestionarte?

Yo soy tu y tu eres soy. Somos uno con el Universo

Mi único cometido es escucharte.

Marifran Beltrán.

26 de Julio 2016.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s