Momentos para sonreír

Un creyente está de pie en lo alto de una montaña contemplando la belleza del valle que se despliega a sus pies cuando, repentinamente, da un traspiés, cae por el acantilado y a duras penas consigue sujetarse de la rama de un árbol que se balancea sobre un abismo de trescientos metros. Sin saber bien qué hacer, se pone a rezar : «¡Por favor, Señor ayúdame! ¡Sálvame de la muerte!», y de pronto, escucha una voz procedente del cielo que le dice: «Ten fe y suéltate!».
Nuestro hombre mira entonces hacia abajo  y, dirigiendo de nuevo su mirada al cielo, exclama:
– ¿Hay alguien más por ahí!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s